MADERAS

 

 

1. CLARINETE:

 

Para las clases de instrumentos de este tipo, se recomienda para mayores de 14 años en adelante.

Con las técnicas adecuadas se trabaja desde la embocadura (forma como entra el soplido al instrumento y que en definitiva es el que emite el sonido), además de la correcta respiración sin generar otras complicaciones que afecten el resultado final: un sonido melodioso y seductor.

Desde la primera clase se establece una relación y dependencia directa con el pentagrama, de tal forma que el repertorio no depende de cuantas canciones logre memorizar, sino leer cuanto quiera pues se incerta en un mundo infinito de melodías, partituras, etc. Un abanico de canciones leídas.

En las mismas clases personalizadas (alumno - profesor) se inserta todo lo relacionado con la teoría y Solfeo de la Música. Teoría: notas musicales y sus reglas; Solfeo: todo lo relacionado con las figuras rítmicas y sus duraciones.

Se acompañarán las clases con el uso de pistas, cds, piano y un segundo saxofón o clarinete como dúo.

Resultado final: leer partituras con naturalidad, interpretarlas y disfrutarlas al hacerlo.

2. FLAUTA TRAVERSA:

 

La flauta travesera es un instrumento musical de viento, por lo tanto familia de los aerófonos. A pesar de que está hecha de metal, está considerada dentro de la familia de los instrumentos de viento de madera, ya que antiguamente era de ese material. Ha sido siempre uno de los instrumentos más admirados. Se toca tapando los agujeros o las llaves con los dedos para lograr las diferentes notas. Mientras las manos realizan la labor técnica y precisa, lo más importante es saber usar bien el diafragma para que el aire que se introduce al soplar, haga vibrar de manera correcta los componentes de la flauta.

Nuestros objetivos:

  • Posición corporal: respirar con naturalidad, colocación idónea del instrumento y sincronización de ambas manos.
  • Respiración diafragmática: práctica e inicio del dominio de la misma y músculos de la embocadura, para correcta emisión, articulación, afinación del sonido.
  • Estudio de la afinación: en clases individuales y colectivas y desarrollo paulatino de la sensibilidad musical y auditiva, para control de la calidad sonora.
  • Planificación del estudio diario del instrumento.
  • Posibilidades sonoras del instrumento. Primeros pasos en las mismas.

 

 

3. OBOE Y FAGOT:

 

Ambos instrumentos funcionan con doble lengüeta de caña. Requiere paciencia y constancia para la obtención de un sonido melodioso y atractivo. Para ello, en nuestros cursos implementamos las siguientes en las clases:

  • Que el alumno adopte una correcta posición corporal en consonancia con la configuración del instrumento. Esto es: que adquieran la forma física suficiente para mantener el oboe en la correcta postura, que haya las tensiones mínimas, que los brazos no estén pegados al cuerpo, etc.
  •  

  • Comprensión las características y posibilidades sonoras del instrumento, saber utilizarlas dentro de las exigencias del nivel, así como desarrollar hábitos de cuidado y mantenimiento del mismo. Deben responsabilizarse de limpiarlo, cuidarlo, etc.
  •  

  • Adquirir una técnica básica que permita interpretar correctamente en público un repertorio integrado por obras o piezas de diferentes estilos, entre las que se incluyan algunas de autores andaluces o de inspiración andaluza, de una dificultad acorde con este nivel, como solista y como miembro de un grupo. Para ello adquirir y desarrollar hábitos de estudio básicos, correctos y eficaces.
  •  

  • Aprender a controlar el aire mediante la respiración diafragmática y los músculos que forman la embocadura de manera que posibilite una correcta emisión, afinación, articulación y flexibilidad del sonido dentro de las exigencias del nivel. po. Para ello adquirir y desarrollar hábitos de estudio básicos, correctos y eficaces.